EPISODIOS MODERADOS DE VERTIGO

http://www.facebook.com/groups/Amigos.de.Hamer/permalink/398371456906678/

Odessa Laura : (09/01/2013)
Hola! Ante todo, muchas gracias por recibirme en el Grupo. Hace dos años fui diagnosticada con Enfermedad de Meniere en oido derecho luego de un severo ataque de vertigo.Desde ese momento estoy medicada, sin embargo los acufenos(que existian desde hace 8 años) fueron en aumento y pase de tenerlos periodicamente a tenerlos permanentemente. Las audiometrias muestran que estoy cada vez mas hipoacusica y desde hace unos meses volvi a tener episodios moderados de vertigo y mareos con nauseas (duran aproximadamente unas 2o3hs) pero completamente incapacitantes, debo ausentarme del trabajo o dejar de conducir y directamente volver a mi casa a descansar. Lei bastante sobre lo que dice la NMG de esta situacion de salud y bastante de la informacion que Ustedes brindan aqui, sin embargo les pido me ayuden a aclarar mas el tema para ver si puedo darle una solucion.Tengo 38 años y soy diestra. Muchas Gracias 🙂

RESUMEN ARTICULO EN GRUPO NMG

http://www.facebook.com/groups/Amigos.de.Hamer/permalink/398121040265053/

Mariana Domic Radtschenko : (08/01/2013)
Me encontré con la sugerencia de leer este artículo en el grupo de Nueva Medicina , Perú .es muy resumido y utiliza un léxico que no es el de la MNG en muchos puntos Ya que se menciona al Dr Hamer en actitud positiva , lo posteo en este grupo y no en el otro , para que , lo que se plantea aqui sea precisado o en su defecto , hacer notar contradicciones . Para aprender , siempre sirve aclarar . Gracias ! Toda enfermedad es ignorancia y la cura es una reconexión con el espíritu

Extracto: Entrevista con el psicólogo Albert García Serrats (Banijam) Por Karina Malpica

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD?

Es simplemente un desequilibrio originado por la ignorancia. Pero también es una vía de curación en sí misma ya que nos indica que algo debe cambiar en nuestra vida. En realidad la enfermedad es la infelicidad. No es sólo la manifestación de síntomas externos visibles sino la obstrucción del libre flujo del amor y la felicidad. Una persona que no se siente bien, que no se siente contenta, equilibrada, llena de bienestar e ilusión, de un agradecimiento profundo y constante por vivir cada día, está en alguna fase de enfermedad. Las distintas manifestaciones físicas – desde un resfriado hasta un cáncer – y psíquica – desde una depresión hasta una psicosis – son oportunidades que nos muestran la necesidad urgente de cambiar algo, aunque en ese momento quizá la persona no sepa qué es lo que hay que cambiar.

¿TODA ENFERMEDAD SE GENERA A NIVEL EMOCIONAL?

En realidad la enfermedad se produce en los planos más sutiles del ser, los cuales nunca han sido contemplados por la medicina oficial. De hecho, la medicina académica jamás conseguirá avanzar hasta que no reconozca que el ser humano es un ser espiritual. Es un ser psíquico que maneja un cuerpo, pero las emociones son el punto donde se genera la enfermedad. Lo que ya es alentador es que el mundo de las emociones finalmente ha sido reconocido por un gran médico que algún día va a ser recordado como un genio de la medicina: el Dr. Ryke Hamer.

Él está enseñando a los médicos algo que todas las tradiciones de sabiduría siempre han manejado: que la enfermedad se produce por un impacto psíquico mal metabolizado psíquicamente, o sea que no se ha podido procesar y aceptar bien, como es el caso del cáncer.

¿ESTO SIGNIFICA QUE LA ENFERMEDAD PUEDE SER UNA PUERTA DE ENTRADA A LA ESPIRITUALIDAD ?

Así es, ya que nos hace trabajar en la búsqueda de esta curación y al trabajar en esta búsqueda, muchas veces nos encontramos con la sorpresa de que estamos cambiando, estamos reconociendo y viendo que nosotros no somos lo que creíamos, y estamos entrando en un camino de crecimiento interno que nos puede llevar a un punto insospechado de crecimiento interno que nos puede llevar a un punto insospechado de felicidad absoluta; nos puede llevar a la propia iluminación. Cuando me refiero a la iluminación, quiero decir a la felicidad verdadera, a la salida del sufrimiento; así lo enseñan distintas tradiciones.