NIÑO ORINA EN LOS RINCONES DE LA CASA

https://www.facebook.com/groups/Amigos.de.Hamer/permalink/494028257340997/

Luis Peru : (06/09/2013)
Nicolás es un niño de casi tres años. Su madre organiza una fiesta de cumpleaños a la que invita a sus compañeros de la escuela. Es la primera vez que otros niños de la escuela vienen a la casa de Nicolás.

La fiesta va bien. Los amiguitos se mueven por todas partes y lo tocan todo, como todos los niños a esa edad; le tocan sus cosas, sus juguetes y ocupan su habitación. De repente, Nicolás se empieza a comportar de manera extraña. Orina en varios rincones a lo largo de la pared de su habitación. Su madre, que conoce la Nueva Medicina, no lo regaña, sino todo lo contrario. Ella se ríe y lo transforma en un juego en el cual participan los demás niños mirando y comentando. Cuando la madre le pregunta al pequeño Nicolás por qué lo ha hecho, el niño le contesta espontáneamente: «Porque hay demasiados niños y hacen demasiado ruido».

Otro tipo de madre le habría gritado y regañado, habría llegado a pensar que el niño sufre algún tipo de problema fisiológico. Pero, sin embargo, todo es muy sencillo. Nicolás es un niño de género masculino que siente que el territorio que le pertenece le ha sido invadido por potenciales competidores y, por tanto, espontáneamente, y porque está escrito en su código genético, siente la necesidad de marcar su propio territorio como lo hacen todos los animales machos, y lo delimita con la orina.

Marcar el territorio de libro “”Me he tratado con la Nueva Medicina”” por Pierre Pellizzari