CONFLICTO DE SEPARACION

https://www.facebook.com/groups/Amigos.de.Hamer/permalink/519310904812732/

Oswaldo Blas : (01/11/2013)
LA SEPARACIÓN

Quien no ha tenido alguna vez un conflicto de separación? Tanto en la naturaleza, como en los seres humanos, los conflictos de separación o pérdida de contacto son muy comunes, y estos impactan en la corteza sensorial que inerva la epidermis y los conductos galactóforos.

En general no les damos tanta importancia. Cuando tenemos una pérdida abrupta de contacto físico, o miedo a perderlo, lo sentimos enteramente en la piel, es como si sintiéramos: mi pareja, mi hijo, fue arrancado de mi piel, aunque también puede darse lo contrario, de querer arrancarme a alguien, o bien, separarme de una pareja abusiva.

Lo verdaderamente sorprendente es la perfección que tiene, ya que depende de donde sintamos la separación, es la zona que vamos a afectar, si mi cabeza era siempre acariciada por mi abuela, y se va abruptamente de mi lado, puedo llegar a una verdadera alopecia.

Muchas veces no lo podemos registrar, ya que no parece coherente, el lugar por ejemplo donde puedo tener un eczema, pero si profundizamos, como un detective, sobre costumbres, ritos etc., vamos a encontrar el hilo conductor.

Por ejemplo, en una pareja pueden haber ciertos ritos de caricias o simplemente de contacto mientras duermen, y es en esa partes donde luego vemos, la piel fría, áspera o con ulceraciones, o descamada después de haber percibido una pérdida de contacto, también es muy llamativo que comencemos a perder la memoria, luego de una separación y en este punto, ningún médico especializado ante una consulta por la pérdida de memoria, nos hubiera preguntado de quien nos separamos, sólo el Dr. Hamer (realmente un genio) lo pudo descubrir.

Y todo esto tiene un gran sentido biológico: La sensibilidad cutánea disminuye por la ulceración en la fase activa del conflicto y como resultado la persona siente cada vez menos (la pérdida de contacto), y al alterar la memoria a corto plazo es tan sólo para olvidar la pérdida. Realmente la sabiduría de la naturaleza y de los instintos de supervivencia no tiene límites, con esto podemos ver cuando le separamos la cría a un animal, y luego de 2 días lo volvemos a acercar, en general no la reconoce, la olvidó.

Hay otros conflictos de separación que son aún más fuertes, profundos y dolorosos, y eso ya afectaría la piel del hueso, el periostio, y estaría regido por la corteza post-sensorial, aquí sentimos como que esa separación me caló hasta el hueso, y lo maravilloso es que el dolor y la sensibilidad se da en la fase activa del conflicto, a diferencia de la piel externa que se da en fase resolutiva, y aquí el sentido biológico sería: que es tan fuerte el dolor de la separación, que amplifico la sensibilidad para encontrarlo.

¡Nuevamente me inclino con profundo respeto ante la perfección de la naturaleza!

No es de extrañar que ante conflictos repetitivos de este tipo, pueda llegar a perder la memoria por completo, por eso, las constelaciones mentales que descubrió el Dr. Hamer son tan apasionantes, y su propósito biológico lo es más aún.

Ante este conocimiento, algo tan simple como no dejar sola a una persona o acariciarla, puede ser la diferencia entre la salud y la enfermedad.

Y cuanto más conciencia y más apertura, más responsabilidad tenemos como humanos, es un hermoso desafío.

Nueva Medicina Germánica.

Anuncios