MELANOMA A MI ESPOSA

https://www.facebook.com/groups/Amigos.de.Hamer/permalink/724981057579048/
Luis Peru : (06/11/2014)
Carta al Dr. Hamer:de 09 Febrero 2014 Asunto: Melanoma en mi esposa Ingrid. De: LW Para: ryke.geerd.hamer@sandefjordbredband.net Querido Geerd: Mi esposa Ingrid tuvo su primer melanoma hace 30 años. En ese entonces no sabíamos nada sobre el cáncer, debido a que aún no sabíamos nada de tus descubrimientos. La esposa de un mandante mío (un cliente en un asunto legal), que trabajaba como médico, me dijo: “¡Viaja pues con tu esposa a Israel!”. Le pregunté: “¿Por qué, acaso tienen ellos allá algún otro medicamento? Ella respondió: “No, no tienen otros medicamentos, pero ellos hacen algo diferente con los pacientes de cáncer que como lo hacemos aquí. Allá ya casi nadie muere de cáncer.” La mujer era judía, ambos padres eran Judíos. Poco después otro mandante, que trabajaba como artista gráfico y elaboraba gráficos para libros universitarios de medicina, con lo cual llegó a conocer tus libros (los cuales no tenía permiso para usarlos para sus gráficas), me dijo después de enterarse que Ingrid tenía cáncer: “¡Usted necesita obtener inmediatamente los libros del Dr. Hamer!” También lo hicimos de inmediato y también nos dimos cuenta rápidamente y entendimos que Ingrid ya había resuelto su conflicto y estaba en la fase de reparación. Cordiales saludos. L W. Fuente: Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer a la editorial Springer-Verlag del 31/10/2014
Luis Peru

Carta al Dr. Hamer:de 09 Febrero 2014

Asunto: Melanoma en mi esposa Ingrid.
De: LW
Para: ryke.geerd.hamer@sandefjordbredband.net

Querido Geerd:

Mi esposa Ingrid tuvo su primer melanoma hace 30 años. En ese entonces no sabíamos nada sobre el cáncer, debido a que aún no sabíamos nada de tus descubrimientos. La esposa de un mandante mío (un cliente en un asunto legal), que trabajaba como médico, me dijo: “¡Viaja pues con tu esposa a Israel!”.
Le pregunté: “¿Por qué, acaso tienen ellos allá algún otro medicamento?
Ella respondió: “No, no tienen otros medicamentos, pero ellos hacen algo diferente con los pacientes de cáncer que como lo hacemos aquí. Allá ya casi nadie muere de cáncer.”
La mujer era judía, ambos padres eran Judíos.
Poco después otro mandante, que trabajaba como artista gráfico y elaboraba gráficos para libros universitarios de medicina, con lo cual llegó a conocer tus libros (los cuales no tenía permiso para usarlos para sus gráficas), me dijo después de enterarse que Ingrid tenía cáncer: “¡Usted necesita obtener inmediatamente los libros del Dr. Hamer!”

También lo hicimos de inmediato y también nos dimos cuenta rápidamente y entendimos que Ingrid ya había resuelto su conflicto y estaba en la fase de reparación.
Cordiales saludos.

L W.

Fuente: Carta del Dr. Ryke Geerd Hamer a la editorial Springer-Verlag del 31/10/2014

Anuncios